11 de agosto de 2012

Esencia de Taboexa, aroma de tranquilidad

Llevo unos días en Taboexa y todavía me atrapa el aire que desprende su amanecer. Un aroma característico de muchos pueblos de la zona, mezcla de tierra de labor húmeda, madera mojada de eucalipto y pino, y rescoldos de leña. Siento que ese aire es el que me vincula de modo especial a esta aldea, el que consigue transportarme a los recuerdos estivales de mi infancia, a la serenidad y la tranquilidad de la niñez.

Vista general de Taboexa
Por eso, durante estas semanas intento disfrutar de cada amanecer de Taboexa, de su silencio cargado de rumores de campo, de su olor. El único momento del día que dejo para mí, apenas unos minutos para respirar de verdad. Las voces y la rutina veraniega se imponen enseguida, pero ese pequeño espacio me descansa y reconforta durante las vacaciones.

Cuando regrese a Madrid y me invada el trajín de lo cotidiano añoraré este perfume fresco y lo buscaré tras los días de  lluvia, abriendo las ventanas y aspirando el aire a tierra mojada del jardín que hay debajo de mi casa…evocando el olor de Taboexa en esos pequeños matices de humedad ahogados por la gran ciudad. Y ese relente limpio me trasladará, sin duda, hasta el  aroma a tierra  labrada y fresca, el neboeiro no monte, el orballo... La esencia de lo que es la tierra de mis padres al despertar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu visita y por contribuir a este blog con tu comentario. En cuanto lo lea, te daré cumplida respuesta.

Confío en que vuelvas a pasarte por este rinconcito que mantengo en la red. :-)

¡Un saludo!